Alerta Almorzadero, esto estaría pasando con el páramo

Alerta Almorzadero, esto estaría pasando con el páramo

julio 13, 2021 Desactivado Por Málagavive

En un informe de Caracol Radio, dentro de la iniciativa expedición páramo, se dejaron ver datos bastantes preocupantes sobre el páramo del Almorzadero.

Según el reportaje, 110 lagunas existen en este complejo natural, muchas de estas fuentes abastacen cerca de 19 municipios pero el 26% de la zona se está viendo afectada.

El páramo del Almorzadero que cubre departamentos como Santander y Norte de Santander con una extensión de 157.705 hectáreas, empieza con Santurban y termina con la sierra nevada del Cocuy en Boyacá. Una zona cubierta por musgos, frailejones, arboles del bosque andino y con el cuidador como ave insignia de nuestro país, el imponente cóndor de los andes.

El informe añade ” Se estima que dentro de Almorzadero viven cerca de 8.400 campesinos en los municipios de Cerrito, Carcasí, Concepción, Guaca y Chitagá, que dependen de las actividades agrícolas y pecuarias.

El cultivo más representativo es la papa. Las familias la producen junto con otros cultivos como trigo, ajo, cebada, zanahoria, cebolla y pasto. Existe también cría de ganado lechero, ovejas y cabras, de forma extensiva. Cerrito es considerado como el epicentro de las ovejas en el complejo paramuno.

La explotación de minerales como carbón, caliza y mármol existe en cerca del 5% del páramo, principalmente en áreas de los municipios de Cerrito y Chitagá y sitios de la cuenca del río Chitagá. Esto ha generado conflictos entre las comunidades, mineros, ONG y ambientalistas.

Estos motores del desarrollo impactan el 26% del páramo, principalmente en la vertiente occidental del río Chicamocha, lo fragmentan, aislan la vegetación nativa y provocan pérdida del bosque andino.

En el 17% del páramo hay conflicto por el uso inadecuado del suelo, es decir actividades agropecuarias en terrenos que deberían ser conservados por su importancia ambiental. Según el IGAC, esta problemática está concentrada en sitios de Guaca, San Andrés, Málaga, Cerrito, Concepción y Carcasí. Para la entidad, la gran mayoría de los suelos de este ecosistema santandereano debe destinarse a la conservación y crecimiento de las especies de plantas nativas porque son reservorios de agua.

Aunque cerca del 70% del área cuenta aún con coberturas naturales como colchones de frailejones y bosques, la biodiversidad de Almorzadero está desamparada por la ley: esto se debe a que dentro del complejo no existen áreas protegidas como Parques Nacionales Naturales o Santuarios de Flora y Fauna.

“En los municipios donde se presentan actividades agropecuarias en zona de páramo, es necesario realizar labores de recuperación y restauración ecológica, así como la transformación de los sistemas productivos hacia esquemas ambientalmente sostenibles. La gente del páramo es una clave fundamental en su protección”, menciona el Instituto Humboldt.

 Y agrega que “Las organizaciones sociales y ambientales que trabajan en torno a la gestión del agua y la conservación de las áreas de este páramo, facilitan el desarrollo de labores de restauración ecológica y el mejoramiento de la sostenibilidad ambiental de los procesos productivos”.