En sus marcas, listos fuera (Columna de Opinión)

Escrito por el Abogado: Javier A. Márquez Gárces

Lo expresado en esta columna es  responsabilidad exclusiva de su autor




Todos listos en la línea de partida para iniciar la competencia, para ser elegidos en las próximas elecciones parlamentarias.

Pero lo que cada vez se ve más en estos procesos, es que de juego limpio, no hay nada. Se inicia una campaña, sólo para escoger la lista de quienes aspiran y el rumor parece ser la estrategia más vista acá.

Pues los viajes a Bogotá de los diferentes líderes de la región, a visitar a las directivas de los partidos son constates y no sólo visitas, sino también los mensajes de cartas etc., ellos exponiendo quienes deben pertenecer a las listas que compiten para elegirse en el congreso de la República, pues al parecer no sólo basta el ejercicio que puedan hacer los directivos de la región, también cuenta lo que puedan exponer otros actores. Eso no está mal, es válido pero lo que si se debe tener en cuenta, es que la información que se exponga deba ser fidedigna y objetiva, además, que cuente con fines altruistas, pero  lo que si se denota  en estas opiniones, en muchos casos, es resentimiento: estrategia para sacar a los que no son convenientes para las aspiraciones de alguien en particular o a veces sin ninguna explicación.

El caso específico que puede ser ejemplo de ello, es la comunicación que vía e-mail le hicieran llegar a las directivas del partido Centro Democrático en donde aparentemente, los diputados de Santander, exponían cuáles eran las preferencias de ellos para lista a la cámara de representantes por Santander.

En esta lista no aparecía el nombre de Almenara Barrera, esposa de Arley Anaya, ex Director de la CDMB, esto causó molestia en el sector del Uribismo  de Santander, y fue manifestado en las redes sociales por el mismo Arley Anaya, pero su molestia no solo era porque el nombre de su esposa no estuviera ahí, se desprendía más porque en tal documento, aparecía el nombre de su amigo suscribiendo el mencionado documento, el diputado Mario Cárdenas, quien es de conocimiento público, su vínculo de amistad  bastante fuerte con Arley Anaya, y quien fuere el más grande inspirador para que el sacerdote, ahora diputado, llegara a la Asamblea Departamental.

La pregunta sería entonces la siguiente: ¿qué hizo tomar la decisión para que el Padre Mario no incluyera  el nombre de Almenara en este documento? Pues pareciera ser un libreto de comediante, en donde de manera jocosa expone las costumbres  de los políticos, en donde sólo se acuerdan de su electorado en época de elecciones, o para ser más trascendentales, esto me hace recordar la frese que expone Nicolás Maquiavelo en su libro el príncipe  y en ella dice “el hombre es por naturaleza perverso y egoísta” eso parece ser una constante en la política nacional.

Pues el juego limpio no es el cometido en la competencia por llegar al poder, más bien el afán de protagonismo, es el energízate para La toma de decisiones frente a las acciones a tomar para el actuar en estas lides.

Si así trata un líder a quien fuera la columna vertebral de su proceso electoral, cuál será su posición frente a su electorado?

Pues si esto fuera así como se murmura en voz baja, en distintos lugares y por algunos miembros de la dirección de Santander  del Centro Democrático, que la posición del diputado fue el mayor motivador para que no se tuviera en cuenta el nombre Almenara en la lista de candidatos a la cámara por Santander, dejaría muy mal parado al diputado Mario, pues Arley Anaya fue su gran elector y amigo.

Acá nace un debate, sobre cuál es el rol real del que a votos se eligió, pues muchos de estos líderes electos se convierten en divas en donde nadie puede opinar y sólo la voz del elegido es la que se escucha, hay que tener mucho cuidado con eso pues la democracia es representativa y el designado por los votos se debe a sus electores esto es un principio general de la democracia.

Como dicen las abuelitas espine y eche al seno y que inicie la competencia para ser elegido en próximo cuatrenio parlamentario y como dicen los comentaristas deportivos, juego limpio por favor señores. Que lo que más importe  sea los asuntos más álgidos de nuestra ciudadanía y no intereses personales que llevan a dejar el debate electoral muy pobre y lleno de resentimiento entre nuestros ciudadanos.

Más propuestas menos ofensas y a votar por el mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *