EL PODER ¿PARA QUÉ? EDITORIAL

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Se necesita plata para llegar al poder? ¿se seguirá alimentando la corrupción en #Málaga? ¿el poder para qué?, la editorial del abogado Javier Márquez, candidato a Máster en Ciencias Políticas.

<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block; text-align:center;»
     data-ad-layout=»in-article»
     data-ad-format=»fluid»
     data-ad-client=»ca-pub-0914046584278472″
     data-ad-slot=»4634795538″></ins>
<script>
     (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Lo expresado no representa el pensamiento del medio de comunicación, es una opinión de quien lo escribe.

Reflexión que nos hace pensar en el liderazgo latinoamericano, la sombra oscura de la corrupción absorbió liderazgos de diferentes tendencias en toda Sudamérica, hoy en Brasil, dos expresidentes procesados, y otro dirigente más investigado. En Perú, tres expresidentes llevados a juicio por asuntos tendientes a transacciones y manejos que van en contra de los intereses del Estado, y más bien, con otros que están por aclararse.

ODEBRECH, gigantesca empresa constructora, que se convirtió en toda una industria de las “COIMAS” y patrocinios inadecuados para los liderazgos en el mundo. En Perú, una noticia enluta a ese país, pues el expresidente Alan García decide suicidarse cuando llegan a su vivienda a realizar un trámite judicial, que lo conduciría a la cárcel, situación que consternó al país y a toda Suramérica, pero infortunadamente, como afirman algunos medios, la investigación que estaba en su contra, hacía referencia a los vínculos que pudiese haber tenido el expresidente Alan García con ODEBRECH.

Un hombre que fue dos veces presidente del Perú, en el período de 1985 a 1990, como el presidente número 54 del Perú, y regresa al poder muchos años después, siendo nuevamente presidente desde el año 2006 hasta el año 2011. Su predecesor fue Alberto Fujimori, siendo él su gran opositor, después regresa al poder venciendo al “Fujimorismo”. Logra alteridad, demostrando que los ciclos electorales son cambiantes y pudiendo reescribir una historia para sí mismo. Alcanzó sus metas electorales propuestas en el país, criticado por sus desaciertos en su primera gestión, como lo podemos validar en documentos escritos por el premio nobel de literatura peruano Vargas Llosa, y ahora salpicado, sin ser vencido en juicio, por asuntos de corrupción y vínculos con ODEBRECH.

Aquí nace la verdadera reflexión de “¿EL PODER PARA QUE?”, en el mundo encontramos diferentes ejemplos de personas o líderes que llegan a gobernar y terminan sucumbidos por factores de poder que son los que determinan cuál va a ser su derrotero para gobernar, y a veces obnubilados y enceguecidos tomando decisiones que no son las correctas.

Cuando uno escucha a los dirigentes políticos de mi Provincia y de mi Municipio natal, Málaga, expresar que para llegar al poder en nuestra región y en nuestros municipios “se necesita es plata”, el que conoce la historia, no tiende a repetirla. Tenemos ejemplos constantes de Estados, no de Municipios con pocos recursos, sino de países sucumbidos por actos de corrupción, cuando uno habla y piensa que hay que regalar cosas y comprar conciencias, para llegar a toda costa al poder municipal, a una Alcaldía, o a un Concejo, cuales son las verdaderas premisas y los móviles que llevan al poder.

García Rovira y su capital son municipios muy pobres, con infraestructura precaria, su capital, Málaga, adolece de una malla vial digna, no hay procesos de emprendimiento que generen trabajo, tampoco una planeación estratégica para definirla como un municipio con un futuro promisorio, ejemplos como el del expresidente Alan García, nos ponen a reflexionar sobre que el aferrarnos a llegar a gobernar sin unos principios claros, al final no valen la pena, porque terminamos nosotros mismos buscando un arma para hacernos daño, vivir desasosegados, solo por cumplir con una vanidad personal, el tener por tener, y lo más grave de todo esto, es el daño que le hacemos a nuestra gente, las posibilidades que le quitamos a la ciudadanía de tener una vida digna, de construir una sociedad llena de oportunidades.

Todo como dicen los abogados “con beneficio de inventario”, revisemos la historia de este tipo de líderes para ver qué es lo que verdaderamente vale la pena, es el momento de generar una conciencia colectiva para que nuestros futuros gobernantes sean personas con muchísima solvencia ética y profesional, que entiendan lo que significa llegar al poder por mandato popular, porque si no somos consecuentes con ello lo único que vamos a traer es desolación y ruina, y no el ayudar a construir una provincia, un municipio con muchas posibilidades para de esta manera, generar el desarrollo que necesitamos.

<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block; text-align:center;»
     data-ad-layout=»in-article»
     data-ad-format=»fluid»
     data-ad-client=»ca-pub-0914046584278472″
     data-ad-slot=»4634795538″></ins>
<script>
     (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
A %d blogueros les gusta esto: